EL RETROCESO DE LOS GLACIARES, LOS EFECTOS DEL CAMBIO CLIMÁTICO EN EL KHUMBU

Cuando respetamos nuestro medio ambiente, nos respetamos nosotros mismos (Gyalwang Drukpa)

 Antes de explicar la influencia que el cambio climático tiene sobre los glaciares y el clima del Khumbu, primero quisiera destacar el alto grado de concienciación que los habitantes de estos valles tienen sobre el impacto de su sistema de vida, el incremento de la construcción durante los últimos 60 años y las actividades turísticas, sobre el entorno natural del Khumbu. Si a esto le añadimos los efectos del cambio climático sobre la temperatura y el nivel de precipitaciones (agua y nieve) en toda esta zona, tenemos un cóctel explosivo que está produciendo cambios muy importantes en la superficie de los bosques, de los glaciares y de los lagos glaciares.

Durante mis recorridos por los glaciares de las zonas altas de los valles del Khumbu pude constatar todo lo que había ido leyendo en varios documentos divulgativos y de investigación sobre la incidencia del cambio climático en los glaciares del Himalaya y en especial en el Khumbu.

En esa zona hay una gran concentración de glaciares que se encuentran en fuerte regresión. De las cuatro más importantes pude visitar tres: el Ngozumpa, el Khumbu y el Nangpa. Mi salida inesperada de Nepal por el Covid-19 me dejó a media jornada de llegar al último que me quedaba por ver, el Imja y su lago glaciar el Imja Tse.   

Mapa de los glaciares de la zona del Khumbu 

El glaciar Ngozumpa

Es el glaciar más largo de los cuatro. Con mi amigo Pasang intentamos llegar hasta él en agosto del 2019, pero el mal tiempo y una pequeña nevada cuando ya estábamos en Gokyo nos lo impidieron. Volvimos a finales de noviembre, cuando la temporada de otoño ya se acababa, y por la tarde del día 26, una vez instalados en el Lodge Namaste de Gokyo, subimos hasta la parte superior de la morrena lateral del glaciar y… qué espectáculo, qué emoción! Ante nosotros teníamos un río de hielo de 32 km de longitud, que baja desde el Cho Oyu (8.188 m), en la frontera con el Tíbet, hasta un poco más abajo de Gokyo. La inmensidad del glaciar y la luz del atardecer lo hicieron único.

 A la mañana siguiente, al amanecer, desde la cima del Gokyo Ri (5.360 m), pudimos volver a disfrutar de unas vistas inolvidables del glaciar y el lago glaciar de Gokyo, con un telón de fondo de 5 cumbres de más de 8.000 m, Everest incluido.

Como se puede ver en las fotos, los glaciares están cubiertas en gran parte por tierra y rocas que les dan un aspecto de hielo sucio, sólo salpicado por pequeños lagos de color verde o gris. La pérdida de masa de hielo se hace evidente en las fotos donde se aprecia la altura de las morrenas laterales de los glaciares.

El glaciar Khumbu

Es el segundo más largo de esta zona y el más alto del mundo. Se extiende desde los pies del Everest hasta poco más abajo del núcleo de Lobuche (4.900 m).  

  

A primeros de septiembre de 2019 hicimos un recorrido por todos los pueblos que hay entre Namche y Gorak Shep, último núcleo habitado antes del Campo Base del Everest (CBE). El monzón todavía era muy activo pero, por suerte, se abrió una pequeña ventana de buen tiempo que nos permitió ver el glaciar durante todo nuestro recorrido desde Lobuche hasta el CBE, así como todas las cumbres que lo rodean: la pirámide del Pumori (7.165 m), la cresta y cima del Nuptse (7.864 m), el Lhotse (8.516 m) y el Everest (8.848 m).

Glaciar Khumbu desde el Kala Patthar con el Everest, Lhotse y Nuptse al fondo 

    Este glaciar, actualmente sólo tiene 10 km de longitud y se reduce a un ritmo de unos 30 m. cada año. En la zona del CBE, el hielo se desplaza a una velocidad de 70 m/año mientras que en la parte baja lo hace sólo a 10. Otro dato que nos ayuda a entender el ritmo de la fusión de este glaciar es que la zona donde actualmente está el CBE está más de 50 metros más bajo que cuando Tenzing Norgay y Edmund Hillary ascendieron al Everest por primera vez, en 1953.

Los cambios en el glaciar del Khumbu
a. La lengua inferior del glaciar de Khumbu cubierta de restos, muestra la superficie glaciar contemporánea en relación con la de la Pequeña Edad de Hielo (1500-1850). b. Cambio de elevación de la superficie en el glaciar de Khumbu desde 1.984 hasta 2.015. Las ubicaciones ampliadas son: c. Lobuche y d. Campo Base del Everest.
 Velocidades de los glaciares (2016-2017) calculadas a partir de las imágenes de los satélites PlanetScope.

 

El glaciar Nangpa

Esta fue la primera zona que visité en agosto de 2019, después de llegar a Namche. Subimos por el camino que llega hasta Thame y de allí seguimos por el valle que sube hasta el collado del Nangpa La. Este camino, que sigue el curso del río Bhote Koshi desde Thame hacia el norte, es por donde pasaba la ruta de las caravanas de mercaderes y yaks entre el Khumbu y el Tíbet a través del paso del Nangpa La a 5.716 m., hasta que China cerró completamente este paso.

   Nosotros seguimos este camino hasta Chhule (4.600 m), el último asentamiento del valle, actualmente deshabitado, donde confluyen varios glaciares, el más importante de los cuales es el Nangpa. Desde aquí la ruta hacia el Tíbet seguía por encima de este glaciar hasta arriba del collado del Nangpa La. También es la ruta que utilizaron los primeros sherpas para llegar al Khumbu hace poco más de 500 años.

Desde sobre el núcleo de Chhule pudimos observar los glaciares que descienden de los valles y la huella que han dejado durante siglos, ahora más visible con el retroceso del hielo debido al cambio climático. En este punto confluyen las morrenas frontales de varios glaciares que conforman un paisaje caótico y fantasmagórico. A pesar de ser la tercera en longitud de esta zona, el lugar donde está situada es el más abierto de los cuatro glaciares y es de una grandiosidad impresionante.

El glaciar Imja y el caso del rápido crecimiento del lago Imja Tso

Este glaciar es el más pequeño de los cuatro glaciares referenciados en este post y está situado a los pies de la cima del Imja Tse (Island Peak, 6.189 m).

El interés de este glaciar no es tanto por sus características sino porque es el origen del lago glaciar Imja Tso, situado a 5.000 m., Al final del glaciar. Se formó en los años 1950 con el inicio de la fusión de este glaciar, que retrocede unos 75 m cada año mientras que el lago crece unas 2,5 Ha cada año. Como esto representaba un elevado peligro de que el lago reventara y provocara graves inundaciones en todo el distrito del Solukhumbu, en 2016 se tuvo que construir un desagüe para drenarlo.   

  A medida que la masa de agua crece, la influencia de su temperatura aumenta la velocidad de fusión del glaciar. Este fenómeno observado en el Imja Tso hace prever que dentro de pocos años también se formará un lago glacial al final del glaciar del Khumbu.

Conclusión

Según un estudio publicado en 2009 por el Dr. Lhakpa Norbu Sherpa y patrocinado por el ICIMOD (International Centre for Integrated Mountain Development), sólo entre 1992 y 2006, los glaciares disminuyeron en 9 Ha. y la superficie cubierta por la nieve se redujo en 11.344 Ha. Este fenómeno provocó el incremento simultáneo de la superficie de lagos glaciares (la mayoría tienen menos de 50 años) y la aparición de muchos lagos nuevos, que en su conjunto aumentaron en 236 Ha. Esto ya nos da una idea de la magnitud del cambio que se está produciendo.

Como los glaciares ayudan a regular el clima y mantener las temperaturas más bajas, a medida que los glaciares desaparecen se crea un bucle que hace aumentar las temperaturas a un ritmo exponencial.

A corto plazo, como la fusión glaciar aumenta no se prevén problemas de abastecimiento de agua, pero a largo plazo, a medida que se agoten los glaciares, la región puede enfrentarse a una crisis de escasez de agua de difícil solución. Este es sólo un ejemplo de los innumerables efectos que el cambio climático podría generar aquí y que también está pasando a escala global.

Como los largos recorridos por aquellos valles te dejan mucho tiempo para pensar, todo lo que explico en este post me hacía pensar a menudo, y me sigue haciendo pensar, en aquella frase anónima «No somos lo que hacemos ni lo que pensamos, tan sólo la huella que dejamos «.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *